6 de mayo de 2011

CON SU TÍPICA IRONÍA


Están en la fila para comprar las entradas del concierto. Una señora mayor, que está justo detrás, entabla conversación con ellos. Y claro, tratándose de una fila para sacar entradas para un concierto, pues lógico que hablen de música, de ballet -ella prefería la ópera- y de eso que todo aquel que espera ante una taquilla ha temido alguna vez: quedarse a cinco personas de conseguir las entradas. Y él recuerda una mañana de sábado de hace muchos años, aún estaba en el instituto, cuando con una amiga estuvo dos horas haciendo cola para conseguir unas entradas para un ensayo de Plácido Domingo, aunque se quedaron, si no a cinco personas de ello, sí a tiro de peseta de conseguirlas. Y con su típica ironía, concluye aquel recuerdo con un sencillo "Plácido se lo perdió". A lo cual, la señora, tras unos instantes de silencio, contesta con una carcajada y un "¡Esa sí que es buena!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario